Por Manuel Varzim

O vestido de arame